Ser Agile Hacer Agile

Ser Agile y Hacer Agile

Agilidad, más allá de la organización del trabajo

Muchas empresas se están dando cuenta que necesitan adoptar nuevos modelos de organización del trabajo.  Las fórmulas de siempre no están dando respuestas efectivas a las demandas del mercado actual.

Los requerimientos de los clientes aumentan, aparecen de improviso, y cada vez son más complejos.  Los cambios constantes y disruptivos que condicionan el mercado, obligan a actuar de formas mucho más flexibles y ágiles.  Además, la digitalización y la competencia obligan también, por su lado, a reconsiderar el modo en que las empresas se relacionan con los clientes.

De la rigidez del pasado a la agilidad del futuro

Venimos de un pasado en el que hemos llegado a elevar a la categoría de objetivos, meros procesos o modelos de organización que buscaban la optimización del trabajo pero, en realidad, demasiado a menudo, topaban con las necesidades y satisfacción de los clientes.  Hoy, esta situación actual tan dinámica y tan exigente, aconseja que las metodologías de trabajo sean lo suficientemente adaptativas y flexibles como para que sean de utilidad para conseguir el verdadero objetivo que no es otro que la entrega de valor al cliente.

Por otro lado,  existe otro elemento diferenciador entre empresas de signo tradicional respecto a empresas que apuestan por la agilidad.  Se trata de donde situan a los empleados y que son los que con su conocimiento, habilidades y esfuerzo, proporcionarán valor a los clientes.

En el pasado, las personas eran meros recursos humanos, es decir, representaban una herramienta más para que las organizaciones consiguieran resultados.  Ahora, en el mundo agile, las personas se situan en el centro, junto con los clientes.  Y, esto, sin duda, requiere un cambio cultural muy importante que afecta a la mentalidad con la cual hay que adoptar la agilidad.  Esto significa que antes de Hacer Agile hay que Ser Agile.  Es decir, no basta en tratar de implementar marcos de trabajo ágiles como son Scrum o Kanban si no se acompañan de un cambio en las maneras de pensar y proceder.

¿Qué significa ser Agile?

Hacer Agile es implementar marcos de trabajo.  Ser Agile es embarcarse en un proceso continuo de cambio, de aprendizaje y de mejora continua. 

  • Significa asumir que nuestra experiencia es limitada para afrontar los retos venideros.
  • Significa estar dispuesto a la reflexión y a la adaptación permanente.
  • Significa entender que tenemos que trabajar como un verdadero equipo donde la contribución de todas las personas es imprescindible.
  • Significa fomentar la autogestión y la autonomía de los empleados.

Hacer Agile va de organización efectiva del trabajo, va de colaboración y coordinación de personas, de aumentar la productividad y de entregar el máximo valor al cliente.  Ser Agile va de cambiar mentalidades, de cambiar maneras de pensar y de actuar, de adoptar y ser fiel a un conjunto de valores que pongan a las personas en el centro (colaboradores y clientes), y de adoptar un estilo de liderazgo que priorice el empoderamiento de las personas.

Sólo Hacer sin Ser Agile es limitarse al conjunto de beneficios que conlleva.  Se trata de provocar cambios de paradigma, de creencias y de políticas de empresa, en definitiva, de transformación cultural.

Para saber más:  clica aquí: Metodologías Ágiles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar