gestion de equipos

La agilidad en la gestión de equipos

¿Qué aporta la agilidad a los equipos de alto rendimiento?

Cuando aparecen nuevos condicionantes que cambian las reglas de juego sin previo aviso,  las empresas más resilientes muestran una alta capacidad de anticipación y adaptación.  Lo consiguen, gracias a desplazar la lentitud procesal y jerárquica tradicional propia de otras épocas por la agilidad de acción y de gestión de equipos.

Se trata de empresas que logran una gestión de equipos más eficiente gracias a liderazgos que estimulan el crecimiento, la creatividad y la participación de las personas involucradas.  Así, logran el grado de autonomía, autogestión y responsabilidad propias de los equipos de alto rendimiento.  Competencias necesarias para que estos equipos fluyan con agilidad en este contexto actual de cambio continuo.

Para empezar, son empresas que han descolgado de la pared las típicas declaraciones de misión y visión que proclaman lo importantes que son las personas.  Son empresas que apuestan sin ningún género de dudas, en poner las personas en el centro de todas las estrategias y actuan en consecuencia.  Son empresas que invierten en el desarrolo, bienestar y la seguridad de las personas.

¿Qué define a las empresas que apuestan por la agilidad en la gestión de equipos?

  • Son empresas que tienen claro cuál es su razón de ser y se aseguran que todas la personas, ocupen el cargo o función que ocupen, tengan conocimiento de ello.  El primer mandamiento de la ley de la gestión de equipos, es que todo el mundo sepa hacia dónde se dirige la organización y el porqué.  Y, a partir de ahí, todos los objetivos, estrategias y acciones que se establezcan deben estar alineados con ese propósito.  
  • Son empresas que logran construir equipos de trabajo totalmente abiertos a nuevos desafíos y a abandonar viejas prácticas que no funcionan.  Los alientan a adaptarse continuamente a los nuevos requerimientos que aparezcan.  Estos equipos están orientados y comprometidos en el diseño, desarrollo y consecución de objetivos, de principio a fin.
  • Son empresas que tienen integrado en su adn el valor de la mejora contínua.  Por ello organizan el trabajo en base a ciclos cortos, lo cual les permite priorizar, focalizar y monitorear aquellas estrategias que tengan más impacto en sus resultados.  Saben que todo lo que se pretende mejorar debe ser medido de forma frecuente.  Sólo así se llega a estar en disposición de tomar las decisiones oportunas para rectificar, redefinir o cambiar las acciones necesarias para llegar a sus objetivos.
  • Son empresas que apuestan decididamente por liderazgos orientados a la capacitación del personal a través del desarrollo continuo del talento.  Los líderes fomentan la confianza de sus equipos, utilizan el error como forma de aprendizaje, impulsan la asunción de responsablidades de cada persona y valoran la contribución de cada uno.

Liderazgos comprometidos en invertir el esfuerzo necesario para lograrlos, son los que consiguen transformar grupos de profesionales de talento en equipos de alto rendimiento.

Post relacionado: El liderazgo que impulsa los OKR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

diecisiete + cinco =