el liderazgo que impulsa los OKR

El liderazgo que impulsa los OKR

¿Qué tipo de liderazgo se necesita para implementar un sistema de gestión de objetivos basado en OKR?

En un entorno donde los cambios se suceden rápidamente y sin previo aviso:

  • ¿Qué capacidad de respuesta tienen los líderes que no confían en su equipo?
  • ¿Qué pueden esperar esos líderes que no disponen de la confianza de sus colaboradores?
  • ¿Qué probabilidades tienen de reaccionar rápìdo tomando las mejores decisiones?
  • ¿Qué probabilidades habrá de que el equipo siga y se comprometa con las decisiones tomadas?
  • ¿Qué probabilidades habrá de acertar en el camino a seguir?

Sin duda, los estilos de liderazgo que demandan los nuevos tiempos deben de ser muy adaptativos y flexibles ante los requerimientos tan cambiantes de hoy en día.  Para ello es absolutamente imprescindible que cuenten con un alto grado de confianza de las personas que configuran sus equipos de trabajo.

En este sentido los OKR, como sistema de gestión de objetivos que tiene su origen en los principios que definen los marcos de trabajo ágiles, promueven un tipo de liderazgo que retroalimenta la confianza en todas direcciones, tanto en sentido vertical como horizontal.

En los OKR no tienen cabida esos caducos modelos de liderazgo que sólo contemplan las personas como meros recursos.  Los OKR situan las personas en el centro de la estrategia empresarial incentivando su contribución y motivación para conseguir los resultados que busca la empresa.

Post relacionado: ¿Qué son los OKR?

10 competencias del liderazgo que impulsa los OKR

  1. Da ejemplo de como vivir los valores que definen la cultura de la compañía, promoviendo activamente la misión y visión de la misma.
  2. Lidera su equipo procurando alinear los valores propios de cada persona con la cultura de la empresa, dotando de sentido a las expectativas personales de cada uno. 
  3. Dedica tiempo a su equipo.  Dedica tiempo a escuchar y conversar sobre sus inquietudes, sus retos, sus miedos, sus anhelos y sus ideas.  Y dedica tiempo a agradecer y reconocer el mérito de un trabajo competente y bien hecho.
  4. Comunica de forma abierta y frecuente, dejando espacios a la reflexión, la discusión y la aportación de cada persona.
  5. Vulnerabilidad.  El líder no tiene todas las respuestas. Sabe pedir ayuda.  Sabe escuchar.  Está abierto a nuevas ideas.  Demuestra flexibilidad ante el cambio.
  6. Mentalidad de crecimiento.  Centrado en la mejora continua propia, de su equipo, de los procesos y de los resultados. Todos nos equivocamos y todos aprendemos.
  7. Incentiva la aportación de valor de sus colaboradores confiando en su autonomía y la autogestión de los equipos.
  8. Procura por el bienestar de su equipo.  Entiende que es la base para retenerlo y para incorporar nuevo talento.
  9. Involucra las personas desde la confección de objetivos hasta el diseño de estrategias generando una mayor asunción de responsabilidad por parte de todos.
  10. Vela continuamente por sumar las distintas contribuciones individuales de las personas para multiplicar la fuerza del trabajo en equipo, evitando la aparición de silos, por un lado, y potenciando el sentimiento de pertenencia al equipo, por el otro.

Los OKR precisan de un tipo de liderazgo que alimente continuamente la confianza entre las personas,  Si no existe confianza, difícilmente existirá la posibilidad de cambio y de evolución.

Para saber más:  Metodologías Ágiles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar