trabajo en equip

OKR y el trabajo en equipo

¿Cómo los OKR sostienen el trabajo en equipo de éxito?

Imaginemos que estamos enrolados en una barca de remos en la que cada remero realiza su trabajo sin coordinarse con los demás, aplicando una fuerza, una cadencia y una dirección distinta a la de sus compañeros.

Más aún, imaginemos que el timonel no dispone de buenos instrumentos de navegación y maneja el timón sin un rumbo claro y bien definido.

¿qué probabilidades existen de que lleguen a buen puerto?

Evidentemente van a ser pocas, por no decir nulas.

Traduciendo este planteamiento al mundo empresarial, llegamos a la fácil conclusión de que el éxito de cualquier proyecto pasa por disponer de un propósito claro que indique la dirección a seguir, disponer de los recursos necesarios para lograrlo y, finalmente, disponer de un equipo de personas dispuestas y comprometidas con ese propósito.

Cuando la realidad dista de todo ello, entonces, el éxito de la misión de la empresa se convierte también en ese puerto lejano difícil de alcanzar.

Y, no hace falta mencionar, que cuanto más distanciados nos encontramos de donde sea que nos dirigimos; más probabilidades de que aparezca el malestar, la frustración, la conflictividad, el estrés y tantas otras consecuencias negativas producto de no tener objetivos claros y de no estar debidamente preparados.  Más que no llegar a buen puerto, el probable fin de la embarcación será irse a pique.

Los marcos de trabajo ágiles, como los OKR, representan una eficiente herramienta que proporcionan una excelente guía para sentar las bases para que el auténtico trabajo en equipo fluya de una forma coordinada y exitosa.

(Aprende más): ¿Qué son los OKR?

Los 10 contribuciones que los OKR aportan al auténtico trabajo en equipo.

  • Definición clara de cuál es el propósito que guía el rumbo de todas las estrategias, objetivos y actividades de la empresa.
  • Priorización y establecimiento de los objetivos que más impacto van a tener en el desarrollo del propósito.
  • Definición de los resultados clave que es preciso alcanzar para conseguir los objetivos propuestos.
  • Monitoreo del progreso de los resultados clave para evaluar de forma continua el desempeño de las acciones puestas en marcha para alzanzarlos.
  • Fomento de la transparencia sobre la evolución de los OKR, y de la participación de las personas involucradas en la evaluación y toma de decisiones.
  • Alineamiento entre propósito, objetivos y personas para que todos conozcan cómo su trabajo contribuye al de los demás.
  • Mantenimiento continuo del foco para que toda la atención y la energía se dirija hacia el mismo destino.
  • Impulso de la coordinación y la colaboración necesaria entre personas y equipos.
  • Asunción de responsabilidad desde el primer momento, apostando por la autonomía de las personas y la autogestión de los equipos.
  • Incentivo de la exigencia en establecer objetivos realistas y difíciles.  Alcanzar retos fáciles no es tan motivante para un equipo com conseguir retos de mayor tamaño.

Las personas aspiramos a que nuestra aportación tenga todo el sentido participando, combinando y compartiendo esfuerzos con los demás.  Necesitamos saber que cada uno de esos esfuerzos contribuyen al resultado final del equipo. Precisamos comprender la relación que existe entre nuestras propias expectativas y la misión del grupo desde la coherencia y la transparencia.

Necesitamos saber cómo remar juntos!

(Aprende un poco más): El liderazgo que impulsa los OKR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar